martes, 2 de octubre de 2012

Episodio X: La Matriz


LA MATRIZ


El puerto de la Trinidad

Valparaíso es un antiguo puerto de Chile, la salida al mar de Santiago. La ciudad parece estar estancada en la historia, entre casas de colores que llenan las colinas, bares, calle y restaurantes que parecen ser de principios de siglo.
Entre colinas y peñascos en el mar, se alza el centro de esta ciudad, dentro de la cual en una de sus partes más viejas, se encuentra en remodelación la Iglesia de la Matriz.


Ese nombre ya tenía algo que decirnos, y precisamente era que desde aquel territorio, aquella casi península o saliente del cual prende Valparaíso, es el ingreso de las energías del Pacífico, desde donde se expande la energía que alimenta la Matriz a través del Plexo. La energía que ingresa por esta ciudad atraviesa directamente en el mismo paralelo a la ciudad de Santiago, a la Región Metropolitana, alineada con el Aconcagua, Mendoza y Buenos Aires, revitaliza los nervios de la Madre sanando o alimentando la red de la Matriz de gestación.


Durante la estadía allí, algo sobre el ingreso de esa energía me fue claro: era por allí por donde la Matriz de la Nueva Madre se alimentaba desde el Pacífico por la energía del Gran Padre, México, y desde las montañas atraía la energía de la Vieja Madre, España.

La Trinidad estaba presente allí, alimentando la Matriz, el Plexo de nuestra Tierra, sería necesario ahora volcar su energía allí y reactivar el flujo del Padre, Madre y la Gestación del Hijo.


Los Asombrosos activadores

Frente a la Plaza, en las escalinatas de la Iglesia, di la charla. Hablar de estas cosas justo delante de una iglesia con las puertas abiertas, con micrófono, hacia las 150 personas allí presentes, era un poco extraño, pero aun más lo fue cuando un viejito se acercó caminando a la puerta de la iglesia de la Matriz. Desde el interior, una señora sacó una silla y la limpió para que pudiera sentarse bajo el pórtico. Con casaca oscura y un sombrero que parecía más antiguo que él mismo, presenció y escuchó atento toda la charla. Al finalizarla, algunos me comentaron, que, aunque de civil estaba vestido, aquel viejito era el cura, el Padre de la Catedral.



Pero no sólo él fue espectador de nuestro encuentro, sino que también hubo otros asombrosos partícipes. La charla de una hora, fue momentáneamente y sucesivamente interrumpida por borrachos.
Sorpresivamente, la Iglesia estaba ubicada junto a un Comedor Social, donde acudían pobres, muchos de los cuales con problemas o alcohólicos, los que al ver tata gente sentada en las escalinatas, se acercaron, alumnos maldiciéndonos, otros gritándonos mensajes incomprensibles.

No obstante esta situación en que algunas mujeres tuvieron que apartar y entretener a alguno que otro para no interrumpir la atención de la gente, con frases al grito de “¡¡viva la marihuana!!” entre otras, toda esa situación cambió cuando la activación se llevó a cabo en el centro de la plaza.


Habiendo visto ese mensaje de Trinidad en la geografía y corrientes magnéticas, Kayanti agregó cómo la disposición de la energía de la misma Catedral representaba un Cáliz. El mismo provenía del mar en su base, entrecruzándose en el centro de la plaza, y abriendo la copa hacia la Catedral, desde donde la energía de la Matriz se elevaba en espiral hacia la cúpula octogonal.

En un círculo, nos dispusimos todos en el centro de la Plaza, de la misma forma en que se puede ver la imagen de la copa de la Sacristía, un cáliz en cuyo nexo irradia un Sol. Nosotros formábamos ese sol, mientras otros conectábamos el cáliz con el mar y la catedral.



Una mujer con telas azules atraía la energía del océano Pacífico hacia la copa, mientras un chico sostenía y elevaba la frecuencia sentado, recibiendo la energía, frente a la puerta de la Iglesia.

El nodo de la Matriz en Valparaíso, ha sido uno de los sitios con más densidad terrenal e histórica en el que hemos estado hasta ahora. Mucha oscuridad y almas se acercaron, tratando de, algunas, detenernos, y otras de elevarse. La materia allí estaba muy estancada, y era necesario hacer que la Matriz vuelva a fluir e irradiar. El Cáliz de la Vida debía permitir el ingreso de la nueva energía hacia el Útero que nos gestaría a todos.



Muestra de esa densidad fluyendo y elevándose, fueron los borrachos.

Mientras los sonidos, a los cuales costó equilibrarse debido a la densidad, se elevaban cada vez más fuertes con nuestras voces y los cuencos, tambores y didgeridoos llevaban el ambiente, dos de aquellos pobres borrachos se sentaron en posición de loto dentro del círculo. Con ojos cerrados, permanecieron en silencio, meditando, en una bella armonía. Otra, una mujer también alcohólica, mayor, ingresó al centro del círculo bailando danzas como los aborígenes, dejando toda su alma al servicio de la Tierra de una manera increíble, honrándola en silencio al ritmo de la música con cada movimiento, hasta que se arrodilló, besando el suelo, sintiéndolo, mientras abrazaba a un cuenco de cristal acostada en el suelo entre tambores.


Al finalizar en silencio, y tras la gratitud que todos nos expresamos, el último en tomar la voz fue aquel molesto borracho, quien sentado en el suelo elevó su cabeza y con todas sus fuerzas gritó:

“¡¡¡VIVA LA PACHA MAMA!!!”

Nuestro encuentro en Valparaíso, abrió un canal hacia la realimentación de la Matriz, mostrándonos allí que podemos cambiar, elevar la frecuencia de un sitio denso, que tiene también derecho a convertirse en un Portal de Luz, y que sus custodios humanos, son ángeles que sólo están esperando a escuchar que la voz de la Divinidad los llame a despertar para actuar en la iluminación del Nuevo Mundo.




15 comentarios:

  1. Emocionante hasta las lágrimas, sigo el camino, desde el principio, pero este relato, es maravilloso, creo que resume lo que hemos sido y a lo que vamos, con un cambio de conciencia desde adentro desde las entrañas misma de la tierra, demostrándolo esos seres (borrachos), llamando la atención para luego ser los mejores protagonistas, besando la tierra, y llamando a su PACHA MAMA. Gracias millones de gracias, por hacer esto por la tierra y la humanidad, y sentirme integrante del grupo. Desde Tenerife desde el chakra corazón activando el corazón de la Madre Gestadora.

    ResponderEliminar
  2. Cuando MATIAS habla desde su ser divino conectado con el humano... con el corazón abierto podemos SENTIR FUERTEMENTE en su blog los sentimientos que fluyeron en cada activación. Este especialmente pude CONECTARME con lo que ahi se vivió y disfrutarlo desde muy dentro de mi corazón. Gracias Mati, por permitirte conectarte con nuestro corazón.

    ResponderEliminar
  3. genial, aquellos seres en su oscuridad ahun hay una chispa que ahun los ilumina se ha demostrado con esto que cualquier persona puede conectarse en sincronia con el todo por mas que parezcan perdidos son los angeles caidos que quieren retornar junto a todos , gracias hermanos caminantes por todo. atte sebastian nieva desde santiago de chile pudahuel donde convergen las aguas

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mati, el relato es tal cual lo vivído; muy potente.
    Me quedo con el título "los asombrosos activadores", fuimos 150 personas que activamos la energìa de la nueva Madre (Matriz)...todo fluyo así como Valparaíso lo saber hacer.
    MEncionaste a un chico que sostenia y elevava la frecuencia sentado, ese era yo, así lo sientí.
    Curiosamente después de estar sentado, sentí la necesidad de pararme y abrir mis brazos como elevando frecuencia, recibiendo esa energía tan densa que había allí, luego de eso abrí mis ojos, Mati cambio de lugar y estaba un metro hacia adelante en la misma posición (como una estrella), fue curioso y no casual.

    Así como los borrachos presentes recobraron la lucidez, la Gran Mujer (tambièn borracha) sano su cuerpo gracias al fugaz tratamiento de los que estaban en centro del círculo realizaron, canalizaron la energìa del lugar. Luego de agradecer intensamente a la mujer que la cubrió con su chaqueta, camino sin mirar atrás.

    Todos incluyendo a mi novia y yo, nos fuimos un poco más livianos por así decirlo.

    Un abrazo

    Jorge Lermanda M.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindo Jorge, gracias por compartir.tu comentario es maravilloso y tremendamente vivido.

      Eliminar
  5. Me gustaría estar en cada sitio que van, lo hago siguiendo el blog a diario y conectándome con los grupos para saber más del Camino. Entendí q podía hacer algo desde lo q sé, q es una limpieza,una conducción de almas errantes y polarización del lugar (desde la Enseñanza q me llegó), con este episodio pude sentirme más partícipe, gracias Mati!!!!

    ResponderEliminar
  6. Realmente Hermoso!! La manera sutil, espontanea y cálida de cada relato nos transporta hasta cada lugar...imposible impedir que broten lagrimas ante tanta belleza, tanta armonía y entrega...gracias a todos y cada uno de los caminantes porque son parte de mi y yo soy parte de ustedes...desde Venezuela los abrazo con todo mi amor...gracias, gracias, gracias...y gracias Mati por ayudarnos a recordar...Lily =))

    ResponderEliminar
  7. Hace muchos años estuve en ese lugar, orando, meditando, tratando de entender porqué un lugar tan importante estaba tan oscuro, tan contaminado. Haciendo una investigación sobre el patrimonio histórico del puerto me cuestionaba tanto descuido. La miseria humana estaba instalada en el lugar. Elevé una petición para que algún dia llegara un poco de luz a ese lugar, a esa Matriz. Gracias, Sat Nam.

    ResponderEliminar
  8. En principio a mi tambien la ciudad de Valparaiso me dio una fea impresión, pero luego hablando con otras personas que adoran esa ciudad, entendi que allí hay algo que es unico y original, que otras ciudades no poseen. Quizas sólo este esperando despertar ... una oportunidad para recuperar su esplendor.

    ResponderEliminar
  9. Matias cada uno de tus relatos me pone en un estado de AMOR increible.Gracias

    ResponderEliminar
  10. Que fuerte descripción!!! Danzar y avanzar por la densidad, todo un logro. La luz rompe la oscuridad, con solo hacerse presente.

    ResponderEliminar
  11. Me emocioné hasta las lágrimas con tu relato de lo sucedido allí. Las almas vibran en sintonía con esta maravillosa danza de la humanidad, acompañando la ascensión de la amada Gaia. Gracias caminantes, gracias Valparaíso por abrirte en tu gente, gracias Pachamama!!!

    ResponderEliminar
  12. Muy emocionante el relato, inspirador.

    El domingo 7 de octubre salimos un grupo de no sabemos cuantas personas a recorrer nuestra zona para acompañar este camino de re activación. Estamos muy entusiasmados y con mas interrogantes que certezas, compartimos con ustedes nuestros hallazgos y los convocamos a acompañarnos en conciencia.

    Este es el link con nuestro relato y el link con las fotografías

    http://www.facebook.com/photo.php?fbid=4732335436001&set=a.2817897496249.2150334.1523244190&type=1&relevant_count=1

    http://www.facebook.com/photo.php?fbid=4732289394850&set=a.4732289234846.2187817.1523244190&type=1&relevant_count=4

    ResponderEliminar
  13. solo un comentario al margen. En el libro Sudameris de la chilena Fresia Castro,, ella relata sobre una ofrenda realizada en el océano Pacífico por los universitarios de la ciudad. A esta ceremonia, asistió una indigena de centroamérica (si es que no me equivoco), indicándoles que

    "CUANDO LA PERLA DE AMERICA ESPLENDA........LA HUMANIDAD SE ABRIRÁ A UNA NUEVA VIDA"........curiosamente.......mucho o todo que ver con lo que realizó Matías en Valparaíso....Hermosa Sincronía.

    Gracias por lo que han hecho y todas las bendiciones para ustedes

    Claudia

    ResponderEliminar